Eficiencia Energética Arquitectónica I

Jorge Ruiz Boluda (3 Posts)

Jorge Ruiz Boluda. Albacete 19/10/1977. Arquitecto consultor en rehabilitación energética. Cursa estudios de arquitectura entre la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Las Palmas de Gran Canaria y la de Valencia. Se titula en Valencia en el 2005 con nota media de sobresaliente en la asignatura de proyectos arquitectónicos. Obtiene en 2004 la beca de la Fundación Caja de Arquitectos con mansilla+tuñón arquitectos en Madrid donde colabora durante el 2005 al 2006. Comienza el ciclo de doctorado en la ETSAV, superando del 2008-2010 los periodos de docencia e investigación con calificación de sobresaliente en el trabajo de investigación. Supera la Suficiencia Investigadora en enero de 2011. Tesis doctoral en curso. Ha sido profesor asociado en el Departamento de Proyectos en la Escuela de Arquitectura de Valencia en el curso 2010-11 y en La Universidad Católica de Santo Toribio de Mogrovejo en Chiclayo (Perú) en el curso 2012. Ha obtenido diversos premios en concursos nacionales e internacionales y publicado en revistas especializadas.


Necesidad de soluciones integrales. 

Muchas han sido las teorías acerca de la construcción de las pirámides de Egipto. La ausencia de documentos de la época hace incluso que a día de hoy no sepamos con exactitud cómo se construyeron. El ingenio, el conocimiento técnico y la capacidad organizativa fueron sin duda aspectos que posibilitaron la construcción de estos impresionante monumentos.

800px-Gravure-herodoteGrabado interpretativo de 1820 según Antoine-Yves Goguet sobre la construcción de la Gran Pirámide según Heródoto.

Lo que seguro compartimos con los egipcios, es que en cualquier diseño arquitectónico la “base de la pirámide” debe ser muy sólida para garantizar la estabilidad global y por tanto la durabilidad en el tiempo, y que igualmente necesitamos un técnico especialista que sea capaz tanto de dar una visión global como de soluciones específicas. Estos  conocimientos y capacidades son propias de los arquitectos.

Analizamos a grandes rasgos las partes de la pirámide de un diseño arquitectónico eficiente.

PIRAMIDE

1 diseño arquitectónico eficiente (sistemas pasivos), es la base de la pirámide y por tanto fundamental. Con el diseño pasivo tratamos que los edificios alcancen un confort interior utilizando estrategias pasivas: una adecuada orientación y ventilación de los espacios o una correcta elección de los materiales de construcción empleados según sus características térmicas. Un buen diseño arquitectónico trata de reducir la demanda energética de las instalaciones de refrigeración y calefacción, estudiando exhaustivamente la envolvente del edificio; incluye adecuadas transmitancias térmicas de los cerramientos, factores solares de vidrios teniendo en cuenta las orientaciones, protecciones solares según exposición de los huecos, aislamientos generosos… Por tanto cuanto mejor sea nuestro diseño arquitectónico menor será la demanda de instalaciones, y por tanto, consumiremos menos energía y reduciremos el gasto y las emisiones de CO2.

 2 instalaciones eficientes (sistemas activos), son el segundo escalón de la pirámide, una vez diseñado nuestro edificio para alcanzar razonablemente el máximo aislamiento que podamos, trataremos de seleccionar las instalaciones que utilicen la energía lo más eficientemente posible para satisfacer nuestra demanda, por un lado para poder alcanzar el confort térmico y por otro para dar servicio al resto de equipos (ascensores, equipos de extracción…). Fundamentalmente tendremos instalaciones de calefacción, refrigeración, agua caliente sanitaria e iluminación, siendo en las viviendas el mayor porcentaje de demanda en energía térmica (ACS y calefacción).

 3 energías renovables (sistemas activos) las más utilizadas son la energía solar térmica, energía solar fotovoltaica, energía eólica y la biomasa. Son sistemas que generan energía limpia que proviene de fuentes naturales “teóricamente” inagotables, como el sol, el agua o el viento, y por tanto tienen menor impacto ambiental.

En viviendas fundamentalmente se utiliza la energía solar térmica para ACS y la energía solar fotovoltaica en electricidad. Estos dos sistemas son  muy adecuados en nuestro territorio ya que podemos disfrutar de muchas horas de sol y se pueden integrar fácilmente en nuestros diseños.

la lagunaMedidas de diseño energético para el Mercado de La laguna (Tenerife)_2º premio en Concurso internacional

A modo de conclusión, podemos extraer las siguientes ideas generales:

Es esencial cuando pensemos en un diseño eficiente empezar desde la base de la pirámide. De poco nos servirán unas instalaciones muy eficientes si no tenemos previamente diseñada una buena envolvente que reduzca, en la medida de las posibilidades de cada caso, la demanda energética de nuestro edificio, y que tendrán que  compensar esas instalaciones.

Para garantizar un adecuado comportamiento energético, especialmente en el caso de las rehabilitaciones energéticas de edificios existentes, es necesario un  estudio integral, las mejoras aisladas dentro de un edificio no parece que sean una solución de garantía, sino más bien al contrario, podrían dificultar y complicar más una situación que ya de por si no es fácil de gestionar debido a nuestra falta de conciencia energética.

Por otro lado, parece bastante evidente que cumplir con los mínimos que nos exigen las normativas respecto de la eficiencia energética NO es suficiente. Un cumplimiento de mínimos no es probablemente ninguna garantía. Tal vez sea necesaria una progresiva conciencia social en nuestra manera de construir y/o rehabilitar nuestros edificios: “menos cantidad pero más calidad”, para contribuir a un consumo responsable de la energía y los recursos naturales y poder ir reduciendo eficazmente la contaminación ambiental.

       

(761)

Acerca de Jorge Ruiz Boluda

Jorge Ruiz Boluda. Albacete 19/10/1977. Arquitecto consultor en rehabilitación energética. Cursa estudios de arquitectura entre la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Las Palmas de Gran Canaria y la de Valencia. Se titula en Valencia en el 2005 con nota media de sobresaliente en la asignatura de proyectos arquitectónicos. Obtiene en 2004 la beca de la Fundación Caja de Arquitectos con mansilla+tuñón arquitectos en Madrid donde colabora durante el 2005 al 2006. Comienza el ciclo de doctorado en la ETSAV, superando del 2008-2010 los periodos de docencia e investigación con calificación de sobresaliente en el trabajo de investigación. Supera la Suficiencia Investigadora en enero de 2011. Tesis doctoral en curso. Ha sido profesor asociado en el Departamento de Proyectos en la Escuela de Arquitectura de Valencia en el curso 2010-11 y en La Universidad Católica de Santo Toribio de Mogrovejo en Chiclayo (Perú) en el curso 2012. Ha obtenido diversos premios en concursos nacionales e internacionales y publicado en revistas especializadas.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Necesitamos utilizar las cookies para una mejor experiencia de usuario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.