No es lo mismo demanda de energía que consumo de energía

Almudena Gancedo (2 Posts)

ALMUDENA GANCEDO HERRERO Madrid 1976 Arquitecta Técnica por la Universidad Politécnica de Valencia en el año 2007, trabajando y estudiando desde el principio, así que cuento con una experiencia de más de 14 años, lo que me ha permito adquirir una amplia y variada experiencia profesional, no sólo en tiempo, ya que esta situación alarga el terminar los estudios, también por tener la suerte de formar parte en distintas empresas haciendo funciones muy diferentes como técnico: trabajo en oficina técnica, a pie de obra, en constructora, en promotora… así que cuento con muchos cristales por los que mirar la obra. Especialmente motivada por todo lo relacionado con la eficiencia energética, sostenibilidad, ecología… Estoy en constante formación, pienso que debe ser así. Sobre motivada por mi familia: mis tres hijos, y aunque soy de cuna madrileña tengo el corazón valenciano.


Uno de los conceptos que debemos tener claros para comprender un poco más de que va esto de la eficiencia energética es la diferencia que hay entre demanda de energía y consumo de energía de nuestra vivienda, ya que no es lo mismo.

Nuestra vivienda debe mantener unas condiciones de bienestar higrotérmico, lo que se conoce como confort, siendo las temperaturas limite de 21°C en invierno y 26°C en verano pero hay otras variables que afectan al confort: humedad, velocidad del aire, actividad metabólica, grado de vestimenta…  y para conseguirlo nuestra vivienda tiene una demanda de energía.

La demanda de energía de nuestra vivienda depende de varios factores:

  1. Donde esta nuestra vivienda, es decir, la situación geográfica, no es lo mismo una vivienda situada en Sevilla que en Bilbao.
  2. Orientación que tenga nuestra vivienda, no es lo mismo una vivienda orientada al Norte que al Sur.
  3. Si dispone de elementos que le produzcan sombras, como pueden ser un toldo, voladizo, el edificio de enfrente…
  4. Como sea el cerramiento de nuestra vivienda, entendiendo como cerramiento todo lo que envuelve a nuestra vivienda, es decir la fachada, el suelo, el techo… No es lo mismo una fachada compuesta por solo un tabique de ladrillo que una fachada con un tabique de ladrillo al exterior, entre medias aislamiento térmico y otro tabique de ladrillo al interior. Además en la fachada también hay ventanas, puertas… y no es lo mismo una ventana de madera que una de aluminio así como los vidrios de estas ventanas no es lo mismo un vidrio simple que doble vidrio. En cuanto al suelo, no es lo mismo tener debajo otra vivienda que un sótano. Y en el techo no es lo mismo tener la cubierta que tener otra vivienda. Almudena Gancedo Spain insulation

 Hasta aquí estos factores que influyen en la demanda de energía lo hacen de una manera pasiva, es decir, el usuario no puede hacer nada en su uso para variarlos solo puede modificarlos: cambiándose la ventanas, añadiendo aislamiento, poniendo protecciones solares…

Pero seguimos con más factores que influyen en el consumo de energía de nuestra vivienda y que sí dependen del uso que se haga de ellos, por lo tanto son activos, hablamos de las instalaciones y aquí es donde vamos a hablar otra vez de confort que aunque está establecido dentro de unos rangos, la realidad es que el resultado de este consumo depende también del uso real que se hagan de estos factores que son y dependen de:

1. Qué instalaciones para producir agua caliente tiene la vivienda, no es lo mismo tener un termo eléctrico para calentar agua que una caldera de gas. Y aunque no es lo mismo vivir una persona que cinco, este es un dato que para obteneralmudena gancedo ACS la calificación energética de la vivienda se estima dependiendo de la superficie de la vivienda, cuanto más grande sea la vivienda más ocupación se prevé y aunque tiene su lógica no se ajusta a la realidad del uso.

 

2. Qué instalaciones para climatización tiene la vivienda, y aquí es donde entra en acción el confort, ya que del mismo modo que se estima una demanda de agua caliente se entiende de manera general que las viviendas deben estar en unos rangos de temperaturas fijos. Y para conseguir estas condiciones de confort la vivienda dispone de un sistema de climatización bien por radiadores, aire acondicionado… almudena gancedo climatizacionPodría darse el caso de que una vivienda no dispone de climatización pero como deben cumplirse estas condiciones de confort  a la hora de calcular la demanda energética de la vivienda se le asigna un sistema lo menos eficiente posible para garantizarlo.

 

En el comportamiento de los equipos de estas instalaciones tanto para agua caliente como para climatización, interviene lo que se conoce como el rendimiento, es decir, la relación que hay entre la potencia que te proporciona el equipo y el consumo de energía que realiza. Un equipo que tenga una potencia de 2,5 kW puede tener un consumo de 0,60 kW, dependerá del rendimiento que tenga.

Para ir terminando faltaría aclarar que cada sistema de climatización así como de producción de agua caliente puede depender de una fuente de energía distinta: electricidad, gas … por lo que se utiliza un coeficiente de paso en función de que sea electricidad, gas… para homogeneizarlo y así este consumo de energía primaria de la vivienda se pueda tabular entre unos rangos que nos determinan qué calificación energética tiene la vivienda, es decir, lo que ya conocemos sobre eficiencia energética que es la escala de calificación que va desde la A siendo la que más Ahorra hasta de G la que más Gasta.  Y lo mismo sucede con las emisiones de CO2 , realmente la calificación de la vivienda está en función de dos valores: consumo de energía primaria y emisiones de CO2  y claro no todas las fuentes de energía emiten el mismo CO2 y aquí podríamos hablar de renovables pero lo dejaremos para más adelante, ya adelanto que no es lo mismo una caldera de biomasa que una de gas.

A modo de resumen podemos verlo en este gráfico.

Almudena Gancedo Arquitecto Tecnico

Lo que sí está claro es que cuanto menos consumo de energía tenga la vivienda más eficiente energéticamente será, unas veces por el buen comportamiento térmico de sus cerramientos, otras por sus eficientes instalaciones, por ambas…

Finalizando y volviendo a la pirámide de un diseño arquitectónico eficiente podemos tener más criterios para establecer prioridad a la hora de efectuar mejoras en la eficiencia energética sabiendo que podemos intervenir de manera pasiva: mejorando el aislamiento, modificando la carpintería, vidrios … o bien de manera activa sobre las instalaciones que se tienen: mejorando la caldera, mediante renovables…

Esto ya dependerá de cada caso en particular.

(1584)

Acerca de Almudena Gancedo

ALMUDENA GANCEDO HERRERO Madrid 1976 Arquitecta Técnica por la Universidad Politécnica de Valencia en el año 2007, trabajando y estudiando desde el principio, así que cuento con una experiencia de más de 14 años, lo que me ha permito adquirir una amplia y variada experiencia profesional, no sólo en tiempo, ya que esta situación alarga el terminar los estudios, también por tener la suerte de formar parte en distintas empresas haciendo funciones muy diferentes como técnico: trabajo en oficina técnica, a pie de obra, en constructora, en promotora… así que cuento con muchos cristales por los que mirar la obra. Especialmente motivada por todo lo relacionado con la eficiencia energética, sostenibilidad, ecología… Estoy en constante formación, pienso que debe ser así. Sobre motivada por mi familia: mis tres hijos, y aunque soy de cuna madrileña tengo el corazón valenciano.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Necesitamos utilizar las cookies para una mejor experiencia de usuario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.